DECÁLOGO DE LA ATENCIÓN PRIMARIA, POR EL FORO DE MÉDICOS DE ATENCIÓN PRIMARIA DE LA REGIÓN DE MURCIA

noticia Colegio de Medicos Murcia
 
El Día Mundial de la Atención Primaria (AP), conmemorado el 12 de abril, nos recuerda el importante papel que el primer nivel asistencial supone para los resultados en salud de la población a la que atendemos: no solo de su atención aguda, sino también en la prevención, seguimiento y tratamiento de las patologías crónicas, así como la atención al final de la vida.
Resulta paradójico que un servicio que resuelve, de forma inmediata, más del 90% de las consultas que recibe, esté tan abandonado desde hace muchos años parte de la Administración, la misma que -con frecuencia- nos dice que somos el centro de la asistencia sanitaria, pero… ¿qué centro? La Atención Primaria no tiene presupuesto finalista y su representación en cada área de salud de nuestra Región se limita a un profesional médico y un profesional de la Enfermería.
Desde el Foro de Médicos de Atención Primaria, en representación de nuestros compañeros, trasladamos que estamos ¡hartos! de que nos digan que somos imprescindibles pero que no hay presupuesto para mejoras; ¡hartos! de hacer jornadas interminables de trabajo sin descanso; ¡hartos! por tener que doblar consultas en plena pandemia y que la única respuesta que recibimos sea que lo sienten pero que "no hay personal".
La Atención Primaria no precisa pedir, solo requiere que se crean -de verdad- la importancia de nuestra labor. Y, por ello, reflejamos nuestras necesidades en este Decálogo de la Atención Primaria.
1. AP como centro real del sistema de asistencia, como así lo ha demostrado durante la pandemia, por:
a. Ser conocedores de los pacientes.
b. Rapidez de actuación.
c. Conocimiento del entorno del paciente y de la comunidad.
d. Capacidad de seguimiento del paciente agudo y crónico.
2. AP con dotación suficiente de profesionales, permitiendo adecuar los conocimientos y capacidad diagnóstica al tiempo necesario por paciente, sin generar demora asistencial.
3. AP con presupuesto propio para avanzar y generar mejora en la profesionalidad y atención al paciente.
4. AP no es el cubo que recoge, después de destinar todo lo que se precise para mejorar los indicadores políticamente relevantes.
5. AP con la dotación suficiente en los centros de material necesario para que las consultas, vía llamada, puedan ser ágiles.
6. AP sin burocracia innecesaria (con aplicaciones farragosas y nada operativas, propias de quien nunca ha trabajado en AP, y cuya implementación resta tiempo de atención a los pacientes).
7. AP precisa de que otros servicios hospitalarios -consultas/cirugía/urgencias de hospital- y Servicios de Urgencias de AP, no olviden hacer lo que le mandan al paciente, pues este tiene que pasar después urgentemente por AP para finalizar la atención.
8. AP gestionada por una clase política que se preocupe por una atención digna de los pacientes y genere una dinámica que permita dedicar a cada paciente el tiempo que precisa para su enfermedad.
9. AP con una media de 10 minutos por paciente de Medicina de Familia y 15 para Pediatría.
10. AP con la renovación continua de su formación durante su jornada y rotaciones.

El Día Mundial de la Atención Primaria (AP), conmemorado el 12 de abril, nos recuerda el importante papel que el primer nivel asistencial supone para los resultados en salud de la población a la que atendemos: no solo de su atención aguda, sino también en la prevención, seguimiento y tratamiento de las patologías crónicas, así como la atención al final de la vida.

Resulta paradójico que un servicio que resuelve, de forma inmediata, más del 90% de las consultas que recibe, esté tan abandonado desde hace muchos años parte de la Administración, la misma que -con frecuencia- nos dice que somos el centro de la asistencia sanitaria, pero… ¿qué centro? La Atención Primaria no tiene presupuesto finalista y su representación en cada área de salud de nuestra Región se limita a un profesional médico y un profesional de la Enfermería.


Desde el Foro de Médicos de Atención Primaria, en representación de nuestros compañeros, trasladamos que estamos ¡hartos! de que nos digan que somos imprescindibles pero que no hay presupuesto para mejoras; ¡hartos! de hacer jornadas interminables de trabajo sin descanso; ¡hartos! por tener que doblar consultas en plena pandemia y que la única respuesta que recibimos sea que lo sienten pero que "no hay personal".


La Atención Primaria no precisa pedir, solo requiere que se crean -de verdad- la importancia de nuestra labor. Y, por ello, reflejamos nuestras necesidades en este Decálogo de la Atención Primaria.


1. AP como centro real del sistema de asistencia, como así lo ha demostrado durante la pandemia, por:


a. Ser conocedores de los pacientes.
b. Rapidez de actuación.
c. Conocimiento del entorno del paciente y de la comunidad.
d. Capacidad de seguimiento del paciente agudo y crónico.


2. AP con dotación suficiente de profesionales, permitiendo adecuar los conocimientos y capacidad diagnóstica al tiempo necesario por paciente, sin generar demora asistencial.


3. AP con presupuesto propio para avanzar y generar mejora en la profesionalidad y atención al paciente.


4. AP no es el cubo que recoge, después de destinar todo lo que se precise para mejorar los indicadores políticamente relevantes.


5. AP con la dotación suficiente en los centros de material necesario para que las consultas, vía llamada, puedan ser ágiles.


6. AP sin burocracia innecesaria (con aplicaciones farragosas y nada operativas, propias de quien nunca ha trabajado en AP, y cuya implementación resta tiempo de atención a los pacientes).


7. AP precisa de que otros servicios hospitalarios -consultas/cirugía/urgencias de hospital- y Servicios de Urgencias de AP, no olviden hacer lo que le mandan al paciente, pues este tiene que pasar después urgentemente por AP para finalizar la atención.


8. AP gestionada por una clase política que se preocupe por una atención digna de los pacientes y genere una dinámica que permita dedicar a cada paciente el tiempo que precisa para su enfermedad.


9. AP con una media de 10 minutos por paciente de Medicina de Familia y 15 para Pediatría.


10. AP con la renovación continua de su formación durante su jornada y rotaciones.

 

Publicado el 12 de abril de 2021

noticia Colegio de Medicos Murcia